FLAN CON SOBAOS


Hace varios años que entablé una amistad con Beatriz, una chica cacereña muy aficionada a la cocina, que terminó creando su propia página en Facebook, Beatriz Cocina, muy recomendable por cierto.
No conocer a las personas fisicamente, no te hace conocerlas menos, de ella estoy muy segura es una gran persona, humilde, siempre intentando aprender de los demás y abierta a todos los consejos y sugerencias, Varias veces hemos hablado y tengo que decir que es una persona encantadora, además de una gran cocinera, tanto en dulce como en salado, su cocina es sencilla y práctica, de ahí su éxito en las redes.
Este flan es una de sus muchas recetas y os digo que además de muy fácil, está riquisimo.

Ingredientes para 6 raciones
Necesitas un molde tipo plumcake, el mio era de silicona, pero puedes usar el que tengas o incluso desechable de aluminio.

Necesitamos:

4 huevos
5 cucharadas de azúcar
500 ml de leche
7 sobaos
Caramelo liquido

Preparación:

Este flan va cocinado al horno y al baño María, por lo que empieza por encender el horno a 180º, y prepara una fuente con agua donde quepa el molde del flan.

Carameliza el molde muy bien, esto te facilitará el desmoldado.

Pon en el vaso de la batidora, los huevos, el azúcar y la leche, y bate muy bien durante dos minutos.

Los sobaos hay que partirlos por la mitad , de un sobao sacas dos.

Pon una capa de sobaos, y cubre con la mitad de la mezcla liquida, vuelve a poner sobaos y termina con la mezcla, al verter, hazlo cuidadosamente.


Hornea a 170º durante 40 minutos, puedes pinchar con un palito para ver si está cuajado.

Yo una vez frío, lo guardé en la nevera bien tapado, para desmoldar al día siguiente.
Para desmoldar, pasar un cuchillo sin punta por el contorno del interior del molde.

Desmoldarmos y servimos, se puede acompañar de nata montada, frutas frescas, como fresas, piña o melocotón el almibar.

Como veis es un postre sencillo, que podemos hacer la víspera de una comida familiar, y tenerlo listo y fresco en la nevera, sólo para desmoldar.


ALBÓNDIGAS A LA BILBAINA


11 de mayo, llueve a mares y la gente protesta, no lo entiendo, es tiempo de lluvias, como dice el refrán...... como agua de mayo, y es que este agua viene de maravilla como preludío del verano.
Además, despues se quejan del calor, ay! si es que nunca llueve a gusto de todos! hoy vengo refranera jeje....
Estas albóndigas son para el reto de La Marquesa de Paraberes, que según dice, la salsa es típica de Bilbao, si ella lo dice....yo prefiero no llevarle la contraria, porque esta mujer me da que tuvo un caracter de aúpa.
Si queréis ver el recopilatorio AQUI.


Con las cantidades que doy salen 14 unidades de albóndigas.


Necesitamos:

250 gr. de carne de cerdo molida
250 gr. de carne de ternera molida
3 dientes de ajo
Perejil fresco
1 huevo
1 Miga de pan remojada en leche o 1 cucharada de pan rallado
Sal y Pimienta
Nuez moscada
Harina para rebozar
Para la salsa
1 cebolla
1 zanahoria
1 bote de tomate triturado de 400/500 gr.
1 clavo
Una pizca de canela
1 vaso de caldo, o 1 vaso de agua con una pastilla de caldo
Aceite de Oliva virgen extra

Preparación:

Ponemos la carne en un bol, salpimentamos, picamos los ajos y el perejil, y añadimos el resto de aliños, mezclamos muy bien y dejamos que se aliñe todo dos horas, o de un día para otro.

Para hacer la salsa, hacemos un sofrito con aceite de oliva, la cebolla y la zanahoria picadas, una vez pochada, añadimos el tomate, y el resto de ingredientes.


Dejamos cocer 10 minutos, mientras damos forma a las albóndigas y pasamos por harina.

Yo nunca frío las albóndigas antes de ponerla en la salsa, pero eso va al gusto de todos, las hago directamente cocidas en la salsa, además de ahorrar trabajo, restamos calorías.

Ponemos las albóndigas enharinadas en la salsa, y cocemos alrededor de 30/40 minutos, removiendo con cuidado para que no se rompan, y rectificando de sal, si fuera necesario, añadimos un poco de caldo o vino.

Listas para comer, lo ideal es acompañar de unas patatas fritas.









PECHUGA DE POLLO A LAS FINAS HIERBAS en su jugo


Siempre intento cocinar de la forma mas sana posible, y procuro restar muchas calorías y grasas a mis recetas, sobre todo, las que hago para el día a dia, las tartas y otras comidas, las dejo para cuando tengo invitados o vienen mis hijos a casa.
Estas pechugas las vi el otro día por facebook, no recuerdo a quién y de momento pensé que tenía que hacerlas, se cocinan en su propio jugo, sin nada de aceite ni fritos, y están muy ricas, para comerlas tal cual o, para ensaladas, sandwich, etc....

Necesitamos:

Pechugas de pollo enteras
Finas hierbas
Sal y Pimienta

Preparación:

Las hierbas son a la elección de cada uno, podemos usar un bote de esos que vienen ya mezclado, finas hierbas, o hacerlo en casa usando lo que se tenga , eso hice yo.
Mezclé en un plato hondo, sal y pimienta, tomillo, romero, hay que poner bastante cantidad, como una cucharada sopera de cada una, podemos poner ajo en polvo, ya digo que admite cualquier aderezo.

Limpiamos bien la pechuga de posible grasa y rebozamos en esta mezcla de hierbas, presionando bien y pasándola por todos lados que quede bien impregnada.

Ponemos un trozo de plástico film de cocina bien estirado, encima la pechuga, envolvemos haciendo rodar como si liamos un caramelo y con las puntas hacemos un nudo.

Volvemos a hacer lo mismo con papel de alumino, envolviendo y presionando bien.

Y por último, volvemos a envolver la pechuga de nuevo en plástico film.

Siento mucho haber olvidado de hacer foto a estos pasos, pero repetiré pronto la receta y las subiré.

Tanto envoltorio es para que no entre nada de agua, si no, además de quedar aguada la carne, las hierbas se desprenderían.

Ponemos una olla con agua y cuando empiece a hervir metemos la pechuga y cocemos 25 minutos.

Dejamos templar y quitamos los papeles, ya sólo queda cortar y ponerla donde mas os guste.

Queda muy jugosa, y con mucho sabor, además de aderezar cualquier ensalada, el rebozado de hierbas la hace muy vistosa, y, es una forma muy ligera de comer el pollo.